jueves, octubre 21, 2010

Reflexión



En mi relación interna con la soledad,
a veces la espanto a librazos,
en otras ocasiones
como un animal socarrón la soledad me desconoce,
ladra feróz,
o me aplasta con una canción
nostálgicamente ridícula.

1 Comments:

Blogger Arevalo said...

¿Está enfrente de catedral? En ese lugar se siente uno más solo a las hora pico, cuando ya no cabe un alma. Por lo menos así era allá en 1a decada de los ochenta.

11:43 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home